Cómo Gestionar Nuestras Emociones Durante COVID-19

Por Todd Olthoff, Pastor del Cuidado Pastoral, Saddleback Church, California

Hay muchas cosas en nuestro mundo en este momento que simplemente no están bien. Estamos viviendo en una época de gran pérdida. Pérdida de libertad para moverse; pérdida de trabajo o pérdida de cómo hago mi trabajo; enfermedad; y la posibilidad de enfermedad a nivel personal y, en última instancia, la muerte. Diariamente, somos bombardeados por números relacionados con aquellos infectados con COVID-19 y aquellos que han muerto a causa de él. Esto provoca todo tipo de emociones, desde ansiedad y miedo hasta ira y frustración. Hay momentos en los que solo queremos clamar a Dios por la injusticia de todo. Sin embargo, en medio de todo esto, recordamos la muerte más importante de la historia, seguida por el evento más importante de la historia: la muerte y resurrección de Jesucristo.

Hay una tendencia a ver la historia de la cruz desde la distancia. Podemos leer al respecto e intelectualmente saber lo que sucedió, pero muchas veces nos falta la verdadera experiencia de cómo debe haber sido para Jesús pasar por lo que hizo. ¿Cómo lo procesó todo? ¿Cómo no solo quería correr y esconderse en lugar de pasar por todo lo que sabía que estaría ante él? Entonces podríamos pensar: “Bueno, él era Dios. Entonces él tendría una experiencia diferente a la que tú y yo tendríamos ”. Pero la realidad es que Jesús, el Hijo de Dios, tuvo toda la gama de emociones que usted y yo tenemos, incluso las que estamos experimentando ahora al enfrentar nuestras propias luchas con esta pandemia global. Cuando nos damos cuenta de que Dios mismo es un ser emocional, nos damos cuenta de que las emociones son parte de lo que somos como seres creados a su imagen. De hecho, Jesús fue muy emocional: hasta su último sacrificio, pasó tiempo trabajando en esas emociones.

Se nos dice que antes de ser traicionado y hecho prisionero, subió al Jardín de Getsemaní para orar. Se llevó a sus discípulos más cercanos con él: Pedro, Jacobo y Juan. Las Escrituras dicen en Mateo 26: 37–38: “Se entristeció y se angustió. Él les dijo: ‘Mi alma está aplastada por el dolor hasta el punto de la muerte. Quédate aquí y vigila conmigo” (NLT). Jesús estaba sintiendo el peso de lo que tenía que hacer. Estaba sintiendo pena. Se sentía angustiado y aplastado. Estaba inundado de emoción por lo que sabía que le pedía que hiciera.

Volvió con sus amigos, solo para encontrarlos dormidos. Les dijo en Mateo 26:40: “¿No podrías velar conmigo incluso una hora?” Aquí, Jesús estaba buscando apoyo, y sus amigos ni siquiera podían mantenerse despiertos cuando más los necesitaba. Me imagino que debe haberse sentido abandonado y solo en todo lo que estaba pasando. Expresó su frustración por su incapacidad para estar allí para él en su última hora antes de que él realizara su viaje a la cruz. Estaba anticipando el dolor y no recibió ningún consuelo de sus amigos.

Donde Jesús encontró consuelo fue a través de su Padre en el cielo. Las Escrituras nos dicen en Marcos 14: 35–36 que oró, si fuera posible, para que la horrible hora que lo esperaba pudiera pasarlo. “Abba, Padre”, gritó, “todo es posible para ti. Por favor, quítame esta copa de sufrimiento. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía.” Acudió a su Padre en busca de consuelo y le gritó con sus sentimientos de miedo y sus deseos, a pesar de que eran contrarios a la misión que Dios lo había enviado a hacer a la Tierra. Pero en esa expresión de sus emociones, Jesús encontró el consuelo y la fuerza para enfrentar la tarea que tenía delante. No buscaba resolver las emociones que tenía, buscaba consuelo para ellos.

Usted y yo experimentamos emoción todo el tiempo, pero tenemos la tendencia de descartar nuestra emoción y nunca abordarla, o buscar formas de resolver la emoción que tenemos, lo que generalmente termina haciendo que nuestro estado emocional sea más intenso. Al pasar juntos por esta pandemia y recordar lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz, es importante que entendemos cómo manejar la emoción que tenemos como Cristo manejó su propia emoción en su propio momento de dolor.

Las Emociones están Diseñadas para Ser Calmadas, No Resueltas

Nuestras emociones no fueron diseñadas por Dios para ser resueltas. Si alguna vez has intentado resolver alguna de tus emociones, es posible que te hayas dado cuenta de que no funciona bien. Claro, podrías evitarlos o tratar de olvidarlos, y algunas personas son mejores en esto que otras, pero nuestras emociones no fueron diseñadas para ser resueltas, sino para ser calmadas. El alivio de la emoción es solo un reconocimiento de lo que realmente estamos sintiendo, sentados con esas emociones y buscando el consuelo de Dios u otros. En esta crisis actual, las personas buscan soluciones rápidas y métodos garantizados para mantenerse seguros y superar esto rápidamente. Sin embargo, en todas las soluciones, no hay paz, porque nuestras emociones no están diseñadas para ser manejadas de esa manera. Cuando dejamos de tratar de resolver nuestras emociones y buscamos calmarlas, experimentaremos más comodidad en el momento.

Las Emociones son Temporales

Las emociones no son permanentes ni están grabadas en piedra. Si te has sentado con tus emociones por algún período de tiempo, te has dado cuenta de que cambian bastante rápido. Puedo dejar de sentirme tranquilo y conectado con mi esposa, y luego una cosa puede hacerme sentir instantáneamente molesto y desconectado. Si elijo reaccionar a mi emoción de inmediato, sin tomarme el tiempo para identificarla y sentarme con ella por un tiempo, seré impulsivo y haré cosas que normalmente no haría. Durante esta crisis, ha habido mucha reactividad emocional en la vida de las personas. Podemos ver esto en la prisa por ciertos suministros como papel higiénico, o los problemas que surgen en hogares donde las personas están atrapadas con miembros de la familia enojados, o aquellos que están fuera de control debido al estrés y la preocupación que sienten. Todas estas cosas son el resultado directo de dejar que la emoción nos lleve a reaccionar en lugar de comprender la naturaleza temporal de la emoción y aprender a responder a ella.

Las Emociones Traen Claridad

Cada vez que me tomo el tiempo para sentarme e identificar realmente cómo me siento, me da claridad sobre lo que está sucediendo dentro de mí. Gran parte de mis pensamientos y miedos catastróficos durante este tiempo están alimentados por emociones que no he identificado que me hacen pensar de cierta manera. Cuando me tomo el tiempo para sentarme y mirar una lista de “palabras de sentimiento”, empiezo a identificar lo que hay debajo del caos que siento, y me da un nivel de claridad que no tendría al tratar de razonar mi camino a través de lo que estoy sintiendo.

Las Emociones Apuntan a Mi Necesidad

Cuando identifico las emociones que siento, aporta claridad a lo que necesito para mi comodidad. Si me siento ansioso o inseguro, podría necesitar la tranquilidad de los demás o pasar tiempo con Dios en oración. Si me siento abandonado o solo, es posible que deba conectarme con mi familia o amigos cercanos. Si me siento triste, es posible que necesite que alguien se siente conmigo y me abrace o comparta esos sentimientos con Dios a través de un diario o una oración. Mientras más claridad tenga sobre lo que siento, más fácil será manejar mis emociones de la manera en que fueron diseñadas para ser manejadas.

Sugerencia para Trabajar con Tus Propias Emociones

Mientras luchas con tus emociones esta Semana Santa, y mientras nuestro mundo siente que se está desmoronando, recuerda que no estás solo. El mundo entero está luchando con emociones similares al mismo tiempo, y Jesús mismo experimentó las mismas emociones. A continuación hay algunas cosas que puede hacer mientras busca trabajar con sus emociones:

Paso 1: Identifica Tus Sentimientos

Tómese un tiempo con una lista de emociones para identificar lo que siente. Es importante utilizar una lista como esta, ya que es difícil explorar sus sentimientos cuando está inundado. La lista nos permite concentrarnos en cosas específicas que sentimos en lugar de centrarnos en lo que está mal.

Paso 2: Explore Por Qué Se Siente Como Lo Hace

Una vez que haya identificado lo que siente, pase un tiempo reflexionando sobre por qué se siente de esa manera por cada una de las emociones que identificó. Es posible que desee utilizar una herramienta para registrar sus pensamientos y sentimientos para verlos fuera de su mente. Utilizo una aplicación de diario digital dayoneapp.com, pero puedes usar papel y lápiz o la aplicación de notas en tu teléfono o computadora. Ver lo que estoy pensando y sintiendo aporta claridad.

Paso 3: Determine Lo Que Podría Necesitar Para Su Comodidad

Finalmente, pase un tiempo pensando en lo que podría necesitar para sentirse cómodo en ese momento. Piensa en pequeño y práctico. Obviamente, a todos nos gustaría que toda esta pandemia desapareciera, pero ese pensamiento no nos traerá consuelo porque está vinculado a una solución que está más allá de nuestro control. En su lugar, busque formas de conectarse con otros, cambiar su entorno o pasar tiempo expresando sus sentimientos a Dios.

Al reflexionar sobre lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz este Viernes Santo, también debemos recordar que hubo una resurrección tres días después, y así como la muerte de Jesús no fue permanente, la situación en la que estamos ahora no es permanente. Así como Jesús necesitaba pasar tiempo procesando sus sentimientos y buscando consuelo para ellos en medio de su tormenta, nosotros también deberíamos seguir los mismos pasos que él para procesar nuestras propias emociones y buscar consuelo de Dios y de los demás.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Related Stories

It seems we can't find what you're looking for.
Scroll to Top